martes, 7 de junio de 2022

Rapa das Bestas da Capelada 2022. Cedeira. A Coruña

 

Después de dos años sin poder celebrarse de cara al público a causa de la pandemia, este 2022 la Serra da Capelada ha vuelto a llenarse de gente para disfrutar de una de las tradicciones más representativas de Galicia: A rapa das bestas.

Desde media mañana empiezan a reunirse las diversas manadas de caballos salvajes que viven en estos montes. Cientos de caballos y pequeños potros son conducidos al interior del Curro, un enorme cerco de madera con forma redonda donde los aloitadores separan a los potros para que no se dañen . El espectáculo comienza cuando van eligiendo a los caballos y entre un grupo de hombres lo inmovilizan mientras otro le corta las crines y el pelo de la cola. Así se consigue sanearlos y desparasitarlos. El ambiente festivo no disminuye para nada la sensación de estar viviendo un rito ancestral. Los aloitadores están hechos de otra pasta, porque hay que tener mucho valor para meterse dentro del curro con cientos de caballos galopando intentando no ser atrapados. Desde fuera, pegados a los tablones de madera se siente la enorme fuerza de la manada, y cuando chocan contra las protecciones todo el curro tiembla. Los caballos lanzan coces y se pelean entre ellos. Algún revolcón de los aloitadores provoca momentos de tensión entre los asistentes, pero todo queda en un susto.

Es un gran espectáculo. Hombres y bestias en uno de los imprescindibles de la cultura inmaterial de Galicia.
























lunes, 25 de abril de 2022

Toledo

 

Sería imposible describir Toledo en estas pocas líneas, porque hay tanto que decir que nos dejaríamos muchas cosas. La ciudad de las tres culturas a orilla del Tajo es monumental, histórica y bellísima. Hay que recorrerla a pie (en coche es imposible) y eso hace que se disfruten todos los rincones que atesora en el trazado sinuoso de sus calles. Las sinagogas son de una belleza imposible, las iglesias y monasterios no le andan a la zaga, la catedral es majestuosa por fuera y por dentro, el Álcazar, hoy museo militar, impone su mole sobre toda la ciudad y prácticamente puede verse desde cualquier sitio. Hay que deambular por las callejuelas hasta desembocar en la Plaza Zocodover. Hay que acercarse hasta el Mirador del Valle para tener unas de las mejores vistas ya no sólo de Toledo, sino una de las mejores que verás jamás. Hay que entrar en la ciudad por la Puerta de Bisagra o por la de Alfonso VI, ambas preciosas. Hay que cruzar el río Tajo por el Puente de Alcántara. Visitar la Iglesia de Santo Tomé para contemplar El entierro del Señor de Orgaz, de El Greco. Hay que subir a las torres de la Iglesia de los Jesuitas para ver la ciudad desde las alturas. Hay que maravillarse en Santa María La Blanca, una sinagoga donde tuvimos la inmensa fortuna de poder verla en solitario durante diez maravillosos minutos. Hay que tomarse una cerveza y picar algo en La Abadía, un local del casco viejo. Hay que subir a la terraza del hotel Carlos V y tomar una copa en el bar con unas vistas fantásticas. Podríamos seguir nombrando sitios y cosas por ver y hacer, pero todo se resume en una sola frase: Hay que visitar Toledo.







































































Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...